Mindfulness en la adolescencia (13+ años)

    • Generando un espacio ameno de escucha y compartir en confianza entre iguales. Permitiendo liberar miedos y bloqueos, cultivando la empatía.
    • Mejorando la relación interpersonal. Consecuencias de mis actos en los demás, reduciendo el juicio, promoviendo actitudes éticas y prosociales.
    • Inmersión en el cuerpo de conocimientos y prácticas sobre mindfulness.
    • Alentando el interés en la práctica y en su desarrollo personal de consciencia.
    • Promoviendo una relación sana con el cuerpo. Hábitos posturales, consumo de tóxicos, alimentación consciente, amabilidad con uno mismo.
    • Mejorando hábitos de estudio, gestión del tiempo y mejorando la concentración.
    • Manteniendo la calma y aprendiendo del conflicto. Gestionando la agitación.
    • Inteligencia emocional. Identificando y resolviendo emociones.
    • Entrando en contacto con el diálogo interno. Familiarizándonos con los pensamientos, mejorando la relación con los fenómenos mentales.
    • Autoconocimiento. Indagación y reflexión sobre valores personales, reconociendo fortalezas y camino personal, conectando con el sentido vital.
    • Diálogo metafísico y existencial. Impermanencia, interdependencia, vacuidad.

 

La adolescencia, o etapa que adolece. El individuo que abandona la niñez para llegar a ser hombre y mujer. Con todas las consecuencias que esta drástica transformación conlleva. Cambios observables en el cuerpo y en el comportamiento. Acompañado de una revolución interna, desarrollo cognitivo-emocional y alteración en la concepción de uno mismo y del mundo.

El adolescente está creando su personalidad, generando el concepto de sí mismo, reconociéndose como adulto que ha de comenzar a tomar sus propias decisiones. Tiempo de crisis existencial donde pondrá a prueba todo cuanto le rodea, al tiempo que necesita sentirse sostenido por el entorno familiar.

Mindfulness ayuda a los jóvenes a gestionar todos estos cambios de una manera adaptativa. A experimentarse en el conflicto aprendiendo de él. La práctica de meditación permite a la persona dedicarse un tiempo para sí mismo, saber quién es,  reconocer sus valores personales y así comenzar a tomar decisiones con claridad.

Mindfulness se ha asociado con niveles más bajos de estrés y afecto negativo, depresión y ansiedad, así como una mayor satisfacción con la vida, autoconcepto escolar y autoeficacia (Pallozzi et al. 2017). La evidencia científica respalda la noción de que las habilidades de atención plena desempeñan un papel protector durante el desarrollo del niño y el adolescente.

Esta formación en mindfulness para adolescentes trata de cultivar en ellos herramientas para su equilibrio emocional y adecuado desarrollo madurativo. Trabajar esquemas mentales irracionales que generan conflictos, mejorar su relación consigo mismos y los demás. Las sesiones en grupo permiten incrementar sus habilidades sociales, creando vínculos basados en el respeto, la empatía y amabilidad.

Grupo 1

…Próximamente…

Las inscripciones están cerradas para este evento

  • Curso de 8 sesiones semanales presenciales
  • Sesiones de 1 hora de duración
  • Aportación: 400 soles peruanos
  • Incluye prácticas en audio