Te escribo a ti,

Lo cual me incluye. Me pregunto cómo descubrir lo real en nosotros. Estoy contigo, juntos caminamos. Escribo al tiempo que lees, no hay razón para apresurarse. Paramos un instante y respiramos [R]. Nos damos cuenta, al soltar el aire, de una tendencia a acelerarnos intentando llegar a algún sitio. Nuestra intención es acercarnos a lo real en nosotros. Si existe tal cosa, ha de estar disponible aquí y ahora. Si corremos aparece la agitación y ya no vemos con claridad. Vamos despacio y con buena letra. Respiramos [R] y seguimos.

¿Qué es real?

 Al coger el aire [R] me doy cuenta de que estoy aquí, leyendo y respirando. Puedo ver símbolos en la pantalla que observo. Caracteres en una lengua que comprendo. Conforme paseo con mi mirada atenta palabra a palabra, este acto va generando un mensaje dentro de mí, que cobra forma y tiene sentido. Trazos de color negro sobre un fondo blanco se transforman en información que interpreto y genera innumerables experiencias dentro de mí. Otros pensamientos y sensaciones comienzan a emerger al tiempo que sigo aquí, observando.

¿Quién está leyendo?

Una voz en mi consciencia me susurra lo que tú has escrito. Ya he perdido la noción de quien es quien. ¿Acaso importa? Quizás no exista tal diferencia y podamos ser lo mismo. Tú estás creando esta experiencia. Puedes generar algo muy diferente si miras un momento hacia arriba. ¿Ves? Ahora volvemos a conectar, estamos conscientes y con cierta curiosidad por lo que está por venir, si me soy sincero. Me puedo reconocer a mí mismo, formando parte de esta expedición a las profundidades de lo real. Respiramos [R] y continuamos.

 

¿Qué está ocurriendo?

Un espacioso mundo de información se muestra ante nosotros ahora. Mientras estoy leyendo también hay experiencia de cuerpo, mi postura puede encontrar cierta comodidad en este momento. Hay sonidos en el ambiente, algún aroma sutil presente quizás, y cierto sabor en mis papilas gustativas. Trago saliva. Me paro un instante a investigar cómo parece haber dos elementos en la experiencia inmediata. Todo aquello que puedo reconocer, y alguien o algo aquí dentro que se está dando cuenta de lo que está ocurriendo. ¡Interesante!

Parece haber una separación entre el observador y lo observado. ¿Es esto real? ¿Estoy separado de aquello que soy consciente? [R] Mi consciencia abarca todo cuanto existe en el espacio de lo que está disponible ahora. No hay dentro y fuera. Todo es una misma experiencia, esto es consciencia misma.

 

¿Qué es la mente?

Como un cristal empañado, la mente genera una separación ilusoria que me aleja de la realidad tal cual es. Los pensamientos son expresiones de esta mente, que toma diferentes formas, generando una distorsión en la percepción de la realidad. La mente es la memoria de lo vivido. Educación, socialización, creencias, experiencias, etc., que constantemente están filtrando la realidad y no permitiendo ver lo que es real.

¿Cómo lo hago?

Ahora sé que puedo hacer para ver con claridad. Parar un momento, recuperar el aliento [R] y observar atento. Cuando descanso en el ir y venir de mi respiración me doy cuenta de lo que está ocurriendo en el espacio de la consciencia, que todo lo abarca. El universo se está expresando a cada instante. La vida al completo, sin filtro ante nosotros. Y cuando te miro desde la presencia puedo ver, que en realidad tú y yo no somos tan diferentes, sino más bien, lo mismo.