No elegiste vivir. Afortunadamente ahora tienes la oportunidad de elegir cómo quieres vivir la vida que te ha sido dada. ¿Por qué haces lo que haces? Atender a las responsabilidades, dedicar tiempo para formarte, trabajar por dinero, gastártelo. ¿Cuál es la motivación que te impulsa a seguir? ¿Hacia dónde te diriges? En definitiva, ¿qué sentido tiene tu vida?

Paco de Lucía

El sentido que le damos a nuestra vida está muy relacionado con los valores personales, con aquello que realmente tiene importancia para nosotros. Y hablando de cosas importantes, ¿sabes esa actividad en la que pierdes la noción del tiempo?, en la que apenas pasan pensamientos por tu cabeza, cuando simplemente fluyes. Puede que sea tocar un instrumento, dibujar, viajar, leer, enseñar o quizás ayudar a los demás. Estas actividades están relacionadas con nuestros valores, son las que nos hacen levantarnos cada día de la cama.

Muchos de estos valores aún están por descubrir. Tenemos un gran potencial y a veces tan sólo es necesario mirar hacia dentro, conocerse un poco mejor para ser conscientes de lo que realmente valoramos y así, dedicar todo nuestro esfuerzo en aquello que da sentido a nuestra vida. De esa forma nos sentiremos plenos, haciendo lo que está en sintonía con nosotros mismos.

En el extremo opuesto se encuentra el vacío existencial. La carencia, o más bien desconocimiento de un significado vital. Si con frecuencia te ves hundido en el sofá de tu casa, saciado de entretenimiento televisivo insustancial y sin saber qué hacer para escapar de un aburrimiento aparentemente inextinguible, quizás sea el momento de plantearte hacer algún que otro cambio en tu vida.

Por mi parte, mindfulness me ha permitido darme cuenta de lo que es realmente importante para mí. Aliviar el sufrimiento inherente a todo ser humano, participando en la mejora de la consciencia colectiva. Esta es la razón por la cual practico meditación y escribo este blog. Si quieres cambiar el mundo, cámbiate a ti mismo.